Yo también fui amateur

Yo también fui un amateur, un aficionado a la fotografía, pero lo estoy superando. Dos veces por semana acudo a la reunión de Amateurs Anónimos, donde comparto con mis compañeros los recuerdos de mis días más turbios.

Voy a sincerarme del todo con vosotros. Era joven y quería probar cosas nuevas, tenía ganas de experimentar con mi cuerpo (full frame) y mi pepino. Era un irreflexivo y me pasaba el día jugueteando con el aparato, marcándome unos tiros en ráfaga en cualquier lugar y a cualquier hora. No le hacía ascos a nada, fuera al atardecer, al amanecer, desnudos… todo sin filtros Cokin. Un descerebrado que jamás reflexionaba sobre la toma fotográfica. Y así pasó lo que pasó, que llegaron las malas compañías y acabé en una conocida red social de fotografía.

Aquello fue una verdadera orgía. No había día que no me pavoneara con mis fotos, que no se la chupara a no menos de 100 personas mediante el mecanismo de favoritos. A lo mejor no me gustaba mucho, pero con tal que me devolvieran el favor yo era capaz de lo que hiciera falta. No tomaba ningún tipo de medidas de precaución, no editaba mis fotos, no sabía ni siquiera lo que era un porfolio. Tal y como salían de la cámara las subía, sin importarme lo que pudiera pillar.

(Foto: Henri Lartigue)

Henri Lartigue

Era el placer por el placer. Un deseo irrefrenable de jugar con la mirada y aprender cada vez más técnicas secretas. A veces sutiles, a veces agresivas. Tan pronto pasaba largas noches sin parar de exponer mi sensor como otras veces sólo me apetecía un meneo al obturador rápido en cualquier esquina a plena luz del día, con la primera persona que pasaba. A pesar de lo irresponsable, no podía dejarlo, lo encontraba excitantemente divertido. Yo quería ser fotógrafo, se me llenaba la boca al pronunciar dicha palabra.

Mi obsesión no iba más allá del próximo disparo. Sólo me importaba tomarla allí, hacerla mía, una toma única, sin más compromisos. No podía entonces establecer ningún tipo de relación en base a distintas tomas, no quería atarme a una historia estable, a una relación o una secuencia que minara mi libertad. No eran tiempos de proyectos, ni siquiera a medio plazo.

Sin embargo, a la vez se trataba de una época de mucha presión. Los otros amateurs invertían mucho dinero en sus cuerpos, los resultados estéticos que conseguían eran muy altos. Se trataba de un ambiente muy exigente en el que no era fácil destacar. Cualquier imperfección, por ejemplo si un día no tenía el horizonte bien recto, podía ser motivo de debacle. Conforme uno se hace mayor es difícil no trepidar de vez en cuando, a no ser que puedas permitirte un cambio de pepino. Al final la presión pudo conmigo y me fui alejando poco a poco de ese mundo.

El día que no se me enderezó el horizonte

El día que no se me enderezó el horizonte

Descubrí además que con los años debía renunciar a ese ímpetu, que uno debe madurar y dejar de ser fotógrafo para pasar a ser artista. A cierta edad uno no está ya para andarse con juegos, la vida es una cosa muy seria y por tanto la fotografía también debe serlo. Ahora pienso mucho antes de disparar. De hecho, a veces salgo de caza y vuelvo sin haber disparado ni una sola. Sin embargo reflexiono mucho y eso lo compensa todo.

Atrás quedaron las exigencias estéticas tan estrictas. Ahora puedo tener una imagen con mucho más grano, más descuadrada o más confusa. Sin embargo he descubierto que esa ambigüedad despierta interés entre las personas maduritas trascendentales, que pueden centrar su atención en lo que hay también en mi tercio superior. Aun así recuerdo con cierta nostalgia cuando no tenía que revestir todo lo que hacía con un discurso embaucador, cuando todo iba bien sin muchos prolegómenos.

Aquí te pillo aquí te mato, sin encuadrar

Aquí te pillo aquí te mato, sin encuadrar

He dejado la toma única y desde hace años tengo un proyecto estable a largo plazo. No seré hipócrita y debo reconocer que quizá lo compagine con ciertos proyectos de duración más corta que me den vidilla. Ya se sabe que con el tiempo uno deja de juguetear, todo se vuelve más previsible, menos fresco, más rutinario. Por eso a veces me veo tentado de salir a ver qué me encuentro por los barrios más sórdidos. Luego antes de llegar a casa me limpio bien el sensor para que no queden pruebas.

Actualmente tengo otros amigos, claro. Nos reunimos de vez en cuando en ferias y locales secretos. Comenzamos excitándonos sólo con el tacto de ciertos papeles y las cosa se va poniendo caliente con las performances de algunos. Al final todo acaba a lo Eyes Wide Shut, unos pocos mojan y los demás sólo miran.

Trascendentales contemplando un fotolibro durante un PhotoBookClub

Mis amigos y yo contemplando un fotolibro durante una feria

Yo también fui un amateur. Yo también amaba la fotografía. Ya no, lo he superado. Ahora sólo quiero tener fama y poder.

Anuncios

  1. Pues me gusta, supongo que porque soy amateur.

    Un abrazo

  2. jejejjejejje muy bueno como siempre!)))) salud!

  3. Que en estos saraos se folla? Pues me acabo de enterar. Si son todos unos frikis, cómo va a pasar algo así! No me creo nada.

  4. Uy, no, que los frikis son muy feos.

  5. Ja, ja, ja… real como la vida misma.

  6. Ja, ja, ja: nuevamente, gracias por la sonrisa del día! Tienes una ironía envidiable!!!

  7. Marta Concepcion Ruiz Diaz B

    La fotografía es algo que nos evoca momentos de nuestra vida

  8. fotografo artistare ponedor del super amateur

    ¿es cierto qué si se la chupo likeando a la peña luego me devuelven el favor? es que con mis potos no paso de los dos likes nunca, el de mi madre y el de mi chica…no sé que hacer…

  9. No es la primera, ni la segunda, ni la tercera, vez que os leo, lo reconozco.
    Y cada vez que lo hago me parece que habláis de mi mismo (je je…), ¡pero si no me conocéis!. Eso sí, yo nunca podría escribir así de bien.
    He de confesaros además que es el único blog que me paro a leer cuando me llega al correo.
    Gracias,
    Pablo

  10. A principios de los años 80 del siglo pasado,un jovencisimo Pedro Perez (nombre ficticio, para proteger a los inocentes), se compro una reflex de 35 mm. Nada de Nikon ó Canon; una Pentax. La fotografia le atraia, pero el ni siquiera se consideraba un “aficionado avanzado”. Durante los siguientes veinte años, la vida de nuestro amigo discurrio anodina, pero feliz y en las vacaciones y dias libres que le dejaba su trabajo como viajante de comercio, se entretenia haciendo las fotos familares, algun paisaje, algun que otro concierto y etc, etc (siempre con pelicula de color; en su animo nunca estubo eso de montar un laboratorio en el baño de su casa).
    Todo esto cambio de manera dramatica, cuando recien empezado el nuevo siglo (fecha aproximada), la industria fotografica sorprendio a propios y extraños, con una noticia que solo algunos escritores de ciencia ficcion se habian atrevido a imaginar. ¡La invención de la tecnologia digital!. Pedro, al que sus años como viajante habian dotado de un sexto sentido para los chollos, no tardo en darse cuenta de las ventajas de esta nueva tecnologia. Basta de rollos y revelado………..libre al fin. Corrio a comprar una de las primeras camaras que se vendian (una Sony, lo de Nikonistas y Canonistas apenas estaba empezando a tomar forma). Producir images comenzo a convertirse para el en una obsesión. Si antes tardaba un mes en gastar el dichoso carrete de 36, ahora podia hacer 300 fotos en un solo dia. La informatica ya la conocia y no tardo mucho en llenar su PC. La unica que sufria esta mania repentina era su atormentada mujer, y la cosa se hubiera quedado asi, si no fuera porque a un cerebrito yanki de apellido surkeber (ó algo asi), se le ocurrio inventar una cosa llamada facebook (caralibro ????????). Ni que decir que pedro fue de los primeros en hacerce un perfil. Al principio la cosa empezo medio floja; pedro aun no controlaba del todo la tecnologia y todas sus imagenes tenian una dominante azul que tiraba “patras”, pero nuestro hombre, ya maduro y consecuente, fue mejorando su tecnica. En este punto tengo que decir que nunca mas se supo, de su trabajo como viajante. Supongo que habra sufrido algun tipo de jubilación anticipada. Cambio la Sony por una Nikon (POR FIN) y comenzo a fotografiar todo lo que se le ponia por delante……………….hasta el aciago dia en que un idiota, embelezado ante un expectacular contraluz de pareja caminando cojidos de la mano frente una puesta de sol; le dijo a pedro: “Chico, eres un artista”.
    A partir de ese momento, los acontecimientos se precipitaron. El prefil de FB no era suficiente; pedro abrio pagina personal: “Pedro Perez, Autor. Pasion por la fotografia”. Tambien abrio pagina en Flick, 500px y hasta Google+ y por supuesto: INSTAGRAM. Su perfil de FB, ahora es: Pedro Perez, Photographer-Arte.
    Lo ultimo que le vi, es un decalogo de como gestionar bien esto de las redes sociales. Uno de los puntos mas interesantes es ese en el que recomienda, no poner nunca mas de 5 ó 6 cosas al dia en FB. Multipliquen Uds por 365 y por 7 u 8 redes sociales y ya me diran.
    Creo que Pedro, al igual que Nicon Pepinos, tambien anda ultimamente metido en “proyectos” fotograficos de diversa indole y buscando Galerista.

  11. Muy bueno, como siempre. Felicitaciones.
    Mande antes un comentario bastante extenso y no lo veo. Otra vez sera.
    Saludos.

  12. ja,ja,ja…..me siento un poco identificada. Empiezas de jóven a disparar a diestro y siniestro. Luego te das cuenta que disfrutas pero que tus fotos son una birria. Lo dejas decepcionado durante un tiempo.Luego te das cuenta que es algo serio y que lleva detrás toda una técnica que hay que aprender para luego poder hacer lo que a uno le de la gana aunque te cargues todos los principios fotográficos como el del horizonte. Yo creo que la fotografía tiene que ser algo creativo y artístico y que en eso no hay principios. Es un dejarse llevar por lo que uno lleva dentro guste a los demás o no.

  13. Pingback: Links de lunes | ..::DALGREV::..

  14. Tremendo, me ha gustado mucho jejeje

  15. Divine: lo malo es si tus fotos no gustan a nadie.
    Después de veinte años haciendo fotos en serio y leer un montón de libros hace poco por fin he visto la luz, ( foto), casi todo ha encajado en su sitio y empiezo a entender algo de lo leido ; estoy seguro de que pronto la palmaré………..jajajaaja.

  16. Aplausos!!! atte. Un amateur que a veces se decepciona al ver que cualquier junior va y se compra una reflex, se mete en cursos caros, compra objetivos, equipo de iluminación y se abre una pagina facebook donde sube sus fotos con una marca de agua que generalemente es su nombre seguido de “fotografía” o algún derivado… sé lo que quiero hacer pero no tengo ni el equipo, ni la pasta para hacerlo… asi que.. no sé cuánto tiempo más pueda aguantar sacando fotos igual que otros cientos de miles.

  17. Juanrra

    Estupendo post!!. Como siempre, excelente ironía.
    Mucho frikismo alrededor del mundo amateur (el que esté libre de pecado…), pero también mucha hipocresía del mundo “pro”. Los amateurs y su frikismo son la fuente de ingresos de muchos super stars del panorama que, por desgracia, no ven compensado su gran trabajo con una retribución acorde. Es lo que toca vivir en este mundo, y vamos de mal en peor.
    Estos super stars ponen a parir a la tribu amateur y la ridiculiza, porque (no sin razón) los ven como intrusos, pero luego no dudan en quitarles hasta el último euro en forma de charlas, talleres, “viaje con nosotros a fotografiar en vivo”, y demás. Es la única forma (salvo excepciones) en la que se acercan al populacho fotográfico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: