Los palomos de Ricardo Cases

El otro día fui a comprarme calzao al polígono industrial de Elche.  Cuando ya me retiraba de la zona, con unos bambos bien guapos y baratos, desde el coche ví un barullo de gente. Los allí congregados no tenían aspecto de trabajadores; tampoco parecía aquello una disco de poligoneros. Todo lo contrario: había mucho moderno por allí, que es lo que Nacho y yo queremos ser de mayores. Así que decidí aparcar y acercarme a oler.

Resultó ser la inauguración de la exposición Paloma al Aire del oriolano Ricardo Cases, en la Mustang Art Gallery, nada menos. Una galería de arte que se emplaza en el recibidor (bueno, es más moderno decir hall) de lo que creo que es una fábrica de zapatos. El acto estaba a punto de comenzar. El olor a comida y sobre todo mi pasión por la fotografía me animaron a quedarme.

Tras unas palabras de un señor de la empresa y otras de una atractiva mujer con altos tacones, que luego me dijeron que era la comisaria de la expo, habló Ricardo. Poco después nos invitaba a visionar un vídeo del trabajo fotográfico, al tiempo que una pequeña orquesta de trompeteros ponía banda sonora a la proyección. Pero la música, como la del video, me pareció muy rara y cansina. Asi que, dada la temática de la exposición, para futuras inauguraciones e incluso para una reedición del vídeo, yo creo que podría venir mejor esta otra. Que su escucha sirva, al menos, para amenizar la presente lectura.

cases3

Cases ha sido seleccionado hace poco por la revista Time como uno de los mejores fotoperiodistas del 2012. Pero lo interesante de él es que con este trabajo de los palomos renueva de un plumazo las anquilosadas visiones fotográficas anteriores. Marca un antes y un después en la manera de fotografiar, qué duda cabe.

Exposímetros, flashes TTL, correcciones de altas luces, histogramas… ¡A la mierda! Necesitamos luz en el sombrío panorama fotográfico nacional. “¡Re(in)ventemos los blancos!”, parece gritarnos el Martin Parr español.

Ciertamente, la técnica de Ricardo Cases nos deslumbra. La misma comisaria declaró que las imágenes “permanecen en nuestra retina incluso tras cerrar los ojos”. El personal que asistió al acto contemplaba maravillado el mágico estallido de luz rebotada sobre los objetos a pocos palmos de distancia. Mirad,  por ejemplo, al viejecico de la foto de abajo.  ¿Se protege de las palomas o de los flashazos de Ricardo? ¿Lo abruma la explosión de color alado o, confundido por las ráfagas de luz cegadora, inicia una reverencia a Amon-Ra? No lo sabemos a ciencia cierta, amigos. Cases no desvela nada, sugiere. Su cámara lúcida nos enajena la mirada, permitiendo a la mente volar cual palomo en busca de cópula amorosa.

cases1

Investigando sobre este renovador fotógrafo descubrí que es miembro de la Escuela de BlankPaper. Sí. Otra escuela de esas como la de Dusseldorf o la de Helsinki. Blank paper=papel en blanco. Ahora lo entiendo todo. A base de abusar un poco del flash, poniéndolo a to lo que da, estos fotógrafos pretenden cargar el fotograma de blanco. ¡Qué tíos! La de tinta que se ahorran también éstos así…

Mi olfato no me engañaba. Instantes después llegaron las cervecicas y las cocas (una especie de pizzas, no malpenséis). Qué hincheta me pegué, jeje. La ingesta de alcohol sirvió para que al personal se le fuera soltando la lengua. Llamaba la atención una foto enorme que había al fondo y que estaba dividida en dos pedazos. Mientras que alguien comentaba que quería imitar la edición del libro, a modo de bloc, voces que aseguraban estar bien informadas decían que la foto era tan grande que había tenido que ser partida porque no cabía en la fragoneta de transporte.

Especulaciones aparte, lo que sí me gustó bastante fueron unos cartelicos muy chulos para colorear la pluma de los palomos, de la misma forma que lo hacen los palomeros o palomistas, como a ellos gusta denominarse. Cogí unos cuantos para que mis sobrinos se entretuvieran pintándolos y desarrollaran así el amor por estas aves.

La fiesta seguía. Ya me iba cuando entre la multitud me pareció ver al mismísimo fotógrafo, ya de por sí simpaticón y vivaracho, dando vueltas sobre su propio eje y alrededor de una damisela, sacando el pecho, estirando y encogiendo cuello y emitiendo ininteligibles sonidos guturales.  Entendí entonces lo honesto de su propuesta, ya que esto denotaba muchísimas horas de convivencia con los palomos, hasta el punto de haber llegado a asimilar algunos de sus comportamientos más instintivos: estaba cortejando a la hembra.

Salí de aquel sarao con una sonrisa en la boca y el estómago lleno. Hacía frío. En el momento de dar el primer paso, una cagada se estampó en toda mi cara. Me quité las gafas, miré arriba y allí estaba. La figura desenfocada de una paloma al aire. ¡Pero qué bonicas son, coño!

Anuncios

    • Pinto y coloreo

      Propongo pintar los palomos con los colores de la bandera nacional y soltarlos en los partidos de España contra el mundo, la cagada viene siempre después.

  1. cuanta razón teneís…. q injusto es el mundo de la fotografía….

  2. Teo Barker

    No entendiste nada, tu visión está cegada por la fotografía de alta calidad en la que te especializas. Recuerda que a D. Ricardo “le interesan las pulsiones sinceras y universales que laten bajo la superficie banal, kitsch y poco glamourosa de la España contemporánea.” (de su propia web).

    El polígono y la nave industrial son la superficie. El vídeo es la pulsión sincera. Ahí está la clave.

    Para entender estas fotos hay que poder comprender esos aspectos de su obra, que a los mortales se nos escapan.

    Por cierto, lo mejor del vídeo (hasta donde he aguantado):

    – MInuto 1:33, photoshopeo del jersey de lana hecho por la suegra y doble imagen invertida (de dos palomas diferentes, eso sí, la creación que no falte).

    – Minuto 1:44, el ayudante comiéndose un bocata de chopped en vez de estar por lo que tiene que estar.

  3. Luis

    A mi también se me han quedado grabadas en la retina…. no se como voy a dormir esta noche con semejante espectáculo…
    En serio…¿Trompetas?… joder que CooooooooL

  4. No me he reído más en los días de mi vida!!!

    Gracias!!!

  5. jajaja ¿Estoquéh? dicen los canarios….

    Noto cierto temor en algunas frases…
    4 entradas atrás, dabais por culo hasta vuestras abuelas en presencia de sus otros nietos, vuestros primos….mmmm Tendremos que hablar por privado… jajaja

    I’m watching man that shits his pants when speaking of the capital 😉

    saludos..

  6. Eduardo

    Está bien pero esperaba un poco más de chicha. Ni el famoso Azote Fotográfico se atreve con los de BlankPaper.

  7. Idries Shah

    (Comentario suprimido)

  8. Idries Shah

    (Comentario suprimido)

  9. He mirado su web y la he tenido que cerrar por sentir vergüenza ajena. Oye, yo tengo un montón de fotos a su estilo… creo que me ha copiado… perdón… “plagiado”… Ahora no sé qué hacer, si montarme mi propia web de Photography o reírme de todos los profes que me han derrumbado…

  10. Ni Con Pepinos

    Cienojetes centra su punto de vista en el humor. Lamentándolo mucho, y por primera vez, hemos tenido que borrar algunos comentarios de esta entrada que caían en el insulto y en graves acusaciones personales. En lo sucesivo os pedimos que opineis desde el respeto o nos veremos obligados a instaurar la moderación de opiniones. Cienojetes permite cualquier visión crítica, por muy ácida que sea, siempre que sea respetuosa con el honor. Gracias por seguirnos y contribuir. Saludos.

  11. Me sorprende que todavía no lo haya pedido nadie pero: ¿podríais poner los datos EXIF y la marca del flash de la foto del abuelo con el palomo? ¿lleva algún filtro de photoshop?

  12. materamateurísima

    Pierdo toda sensibilidad al contraste y mis neuronas – las que se suponen conectan la retina con el cerebro – se sobresaturan y me siento extra en “Men In Black”
    Quedo en hipnosis, como cuando te quedas “atontao” y miras fijamente al sol, sin saber porqué haces esta gilipollez…pero la haces alguna vez en tu vida
    Quedo también un tanto preocupado, por si acaso me ha causado una licuefacción del gel vitreo,…esa sustancia gelatinosa que da el relleno al ojo y va y resulta que comienzo a ver dentro de nada miodisopsias,… los que no hemos ido a la escuela diríamos “moscas”
    ¡Cámara lúcida que enajena tanto tanto… que acaba en llanto!
    Llanto inédito, que irremediablemente, como el cante, brota de lo más hondo, justo en el minuto 3:39.
    Brota queriendo expresar su amargo dolor visual palomar. ¡Finalmente grata y sincera confesión rogando redención! No más que decir.
    Es lo que tiene la escuela…
    Mañana me voy al oftalmólogo, ya he cogido cita!
    Materamateurísima

  13. No entiendo las críticas hacia Ricardo Cases. Deberíamos estarle agradecidos porque según se puede ver en su web, este artista eleva a la categoría de Arte todas esas fotos cutres que todos nosotros tenemos perdidas por el disco duro y que no nos atrevemos a mostrar.
    Atrevámonos y hagamos exposiciones de Arte con esos 3 ó 4 terabytes de fotos que tenemos en nuestros discos duros.

Responder a sandra Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: